El futuro de los drones en España

El futuro de los drones en España

El futuro de los drones en España

 

Los drones desde su inicio hasta los el momento actual, han despertado un enorme interés. No son nada nuevo, puesto que ya se venían utilizando para fines militares y más ahora que todos desean uno.

 

Quienes conocen el ámbito aseguran que está repleto de posibilidades, incluso reconocen asimismo que es posible que se haya engrandecido su potencial. “Se han generado demasiadas esperanzas que no se han podido cumplir pues la regulación está entorpeciendo su progreso. Es el caso, por servirnos de un ejemplo, de las operaciones en núcleos urbanos”, explica Manuel Oñate, presidente de la patronal Aerpas y directivo general de EuroUSC España, una asesora británica experta en drones.

 

Una gran parte de la insensatez liberada en estos años en torno a estos aparatos se le puede atribuir al CEO de Amazon, Jeff Bezos. Cuando en 2013 anunció su pretensión de emplearlos para entregar pedidos, dió el pistoletazo de salida a una carrera por conquistar el reparto aéreo. Desde ese momento han proliferado los vuelos de prueba de empresas de correo, como UPS o bien DHL, y de gigantes de la distribución on-line, como la nipona Rakuten o bien la china Alibaba. La nueva tecnología de los drones quiere dar la talla, cuando menos para cubrir envíos en ambientes controlados.

 

La legislación en otros paises como EE UU, prefiere curarse en la salud. ¿Alguien ha visto llegar un dron a su casa portando un bulto? No, ni lo va a ver. Cuando menos en la próxima década. La regulación no ha avanzado al mismo ritmo que la tecnología. “Los vuelos de drones en zonas habitadas están prohibidos, salvo de producirse en un circuito cerrado particular”, aclaró Pablo Fernández Burgueño, asociado de Abanlex, abogado experto en proyectos tecnológicos, en un taller organizado últimamente por Adigital.

drones mensajeros

“Solo están tolerados los vuelos experimentales, para los que hace falta conseguir permisos especiales”. La nueva legislación que prepara el Gobierno, prometida originalmente para 2014 y que ha sido aplazada aparentemente por culpa de la parálisis política de los últimos tiempos, no cambiará demasiado la situación. El borrador del Real Decreto dice:

“no se contempla la posibilidad de autorización” de vuelos comerciales de drones, ni drones mensajeros en la medida en que “no existen datos a dia de hoy de condiciones objetivas de seguridad para su autorización”. Se expedirá autorización asimismo a quienes deseen volar drones de más de dos kilogramos de peso que informen a las autoridades con veinte días de antelación y pidan permiso.

 

Seguirán pudiéndolo hacer solo en zonas despobladas, distanciadas a entre 8 y 15 kilometros de los aeropuertos, conforme el tamaño de estos, y a un máximo de 120 metros de altura. Se va a poder volar drones en urbes,  solo si se cuenta con el expreso consentimiento de quienes puedan estar cerca del aparato, incluyendo los transeúntes.

 

Y eso hace imposible el empleo de estos aparatos alén de ambientes muy controlados, como rodajes o bien circuitos privados. ¿Más usos? un ejemplo, en labores de vigilancia y lucha contra incendios. En esas situaciones se corre el peligro de perder vidas si se aproximan en demasía a zonas de riesgo por lo que el uso de drones avitaria esos males.

 

Con el empleo de drones con camara se podría reconocer el terreno de forma más eficiente, advertir el foco, posibles peligros e inclusive abordar labores de rescate. Una serie de acciones que asistirían en una tarea que no debería generarse con la frecuencia que la vivimos.

 

 

Los drones son cada vez más simples de manejar. La tendencia es que ganen autonomía. “Hay algunos modelos con nueva tecnologia en la que prácticamente no precisan ni piloto”, asegura Guillot. “Van camino de transformarse en pequeños robots”.

 

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *